Uno de los principios de Las Huertas del Abrilongo es la autosuficiencia. Esto básicamente significa que todo aquello que sea posible se conseguirá en la propia huerta, en la propia finca o en sus alrededores. Así, todo el abono que se utiliza procede del estiércol generado por las ovejas que pastan en la finca y del compost creado con los restos de podas. Todos los tratamientos fitosanitarios se hacen a base de extractos de plantas (ortigas, cola de caballo, helecho común y saponaria) muchas de las cuales se encuentran por la zona. Y uno de los principios básicos de la autosuficiencia es la obtención de las semillas, la mayoría de las cuales proceden de semillas guardadas de cultivos anteriores. Aún queda mucho que hacer para llegar a la autosuficiencia total, si es que ésto es realmente posible, pero creemos que en un futuro se podrá conseguir. A esto aspiramos.

Sacando semillas de los tomates de cuelga. Esta variedad, que se conserva prácticamente como recién cogida hasta bien entrado marzo, nos ha sido proporcionada por José y Abel, hortelanos vecinos a los que desde aquí agradecemos toda su ayuda.

About these ads