Hoy hemos procedido a entutorar (encañar) un surco de judías de enrame, de la variedad garrafal. Para ello primero hemos colocado las cañas, a una distancia de unos 6o cm cada una, prestando especial cuidado de que queden bien sujetas. A continuación las hemos atado de 4 en 4, y finalmente hemos colocado unas cañas superiores para dar mayor estabilidad a la estructura.

Resulta interesante ver que nada más colocar las cañas, los tallos de las judías empiezan a unirse a ellas para comenzar a enrollarse. Este efecto que podríamos asociar al tigmotropismo (movimiento del crecimiento orientado bajo la influencia del contacto físico),  preferimos asimilarlo a la sabiduría de la naturaleza.

Judías antes de entutorar

Judías entre los surcos de patatas antes de entutorar

Colocación de las cañas

Colocación de las cañas

Atado de las cañas

Atado de las cañas

Resultado final

Resultado final

Anuncios