Desde este verano, en las Huertas del Abrilongo nos hemos embarcado en un proyecto en el que estamos invirtiendo la mayor parte de nuestro tiempo: la creación de bancales permentes. Hemos decidido utilizar este sistema de cultivo por dos razones fundamentales: porque consideramos que es el que ofrece la mayor calidad en los cultivos, ya que en él se respeta totalmente el ecosistema del suelo, que es el último responsable de la salud de la planta, y porque es el sistema que más ahorro de agua conlleva. Tiene otras muchas ventajas (mayor producción, mayor facilidad de control de las hiervas adventicias,…),  pero son las dos anteriores las que nos han empujado al final a decidirnos. Pero no todo son ventajas. Como principal inconveniente está la gran cantidad de tiempo que es necesario para su creación, especialmente en las zonas con piedras.

Llevamos hechos ya 18 bancales, y nuestra meta es hacer al menos 100, ya que consideramos que ésta es la cantidad mínima para que la producción que de ellos se consiga comience a ser rentable.

Os explicamos a continuación el proceso que hemos seguido para hacer los bancales:

Esta es la zona de la huerta donde comenzamos la creación de los bancales. No comenzamos desde el extremo inferior de la huerta porque primero hay que cortar unos eucaliptos que están en el cauce del Abrilongo, lo que conlleva muchos trámites y permisos. Hemos optado por una anchura de cada bancal de 1 m , una longitud de 20 m (donde los olivos lo permitan), y 50 cm de separación entre cada bancal.

En primer lugar, después de quitar con un rastrillo las piedras que estén en la superficie, damos un pase con la mula mecánica. En las zonas con más piedras damos 2 y hasta 3 pases, y en cada pase quitamos las piedras que van aflorando.

A continación echamos una capa generosa (de 3 ó 4 dedos) de estiércol en la superficie. El estiércol que estamos utilizando proviene de las 100 ovejas que hay en la finca.

Una vez echado el estiércol se procede a su incorporación superficial. Para ello removemos la parte superior del bancal con una horquilla de tres puas.

Después ponemos el sistema de riego. Nosotros hemos utilizado gomas de goteo con cada gotero a 35 cm de distancia. La distancia entre gomas es de 60 cm.

Luego cubrimos el bancal con al menos 5 cm de paja.

Finalmente regamos generosamente la paja para compactarla y evitar que un viento fuerte se la lleve

Primeros bancales permanentes

En la zona superior de la huerta hay más piedras, y al hacer cada bancal se sacan hasta 10 carretillas. Es lo más duro al hacer el bancal.

Y los bancales en la actualidad:

Tras las copiosas lluvias de este año los bancales han probado ser bastante eficientes. El agua ha inundado los pasillos, pero los bancales han permanecido sin encharcarse.

Una imagen que tardará en repetirse.

Anuncios