El pasado día 16 de septiembre cayó una tremenda tormenta que hizo que un pequeño regato que está seco durante todo el año se desbordara y arrasara gran parte de los bancales. Coliflores, brócolis, coles de bruselas, cebollas, puerros, …, acabaron en el río Abrilongo. Ahora queda reparar los bancales y volver a reponer todos los cultivos que se puedan para el invierno.

Riada en pleno apogeo, arrasando todos los bancales que se encontraba a su paso

imagen de los bancales inundados

Destrozos generados.

Anuncios